Los beneficios obtenidos en Rivas, en diciembre y enero, con el reciclaje de los dispositivos se destinan a la lucha contra enfermedades raras.